Investigando el metabolismo de los lípidos: nuevas posibilidades contra los virus, el cáncer y la obesidad

Incluso con sirtfood, no puede prescindir. (Imagen: Dimid / fotolia.com)

Descubiertos nuevos mecanismos para controlar el metabolismo de los ácidos grasos

Las grasas son la base de la vida en el cuerpo humano. Las grasas se componen principalmente de ácidos grasos. Sin embargo, hasta ahora se desconocía en gran medida cómo se convierten exactamente los ácidos grasos en grasas. Un equipo de investigación alemán ha descifrado el proceso de formación del metabolismo de los ácidos grasos. La enzima ACC juega un papel clave en este proceso y al mismo tiempo ofrece enfoques completamente nuevos en la lucha contra los virus, el cáncer y la obesidad.

'

Investigadores del Biozentrum de la Universidad de Basilea han demostrado por primera vez cómo la enzima ACC desencadena la producción de ácidos grasos. Según los científicos, la enzima se agrega en fibras. La forma en que se hace determina la producción de ácidos grasos. Este proceso podría servir específicamente como punto de ataque para diversas terapias o fármacos. Los resultados del estudio se publicaron recientemente en la reconocida revista "Nature".

Un equipo de investigadores de la Universidad de Basilea descifró mecanismos previamente desconocidos en el metabolismo de los lípidos que pueden usarse como nuevos enfoques contra virus, cáncer y obesidad. (Imagen: staras / fotolia.com)

El metabolismo de las grasas como punto de ataque de virus y células cancerosas

Según los investigadores, la enzima ACC juega un papel central en el metabolismo, lo que la convierte en un objetivo importante para el desarrollo de fármacos. En el caso del cáncer o las infecciones virales, esto podría usarse como punto de partida, ya que tanto los virus como las células cancerosas necesitan grandes cantidades de ácidos grasos como componentes básicos para formar membranas.

Enderezar el metabolismo descarrilado en la obesidad

En la afección conocida como síndrome metabólico, la presión arterial alta, la diabetes y la obesidad con un alto contenido de grasa abdominal indican riesgos importantes para la salud. El metabolismo de las grasas en particular parece jugar un papel importante aquí. La grasa del vientre libera sustancias patógenas en la sangre, como descubrió recientemente un equipo internacional de investigadores del Centro Alemán de Diabetes. La enzima ACC ofrece un punto de ataque para este descarrilamiento metabólico. Los científicos de Basilea hablan de posibles inhibidores que podrían reducir la producción de ácidos grasos.

No toda la grasa es igual

Existe una gran cantidad de grasas diferentes en el cuerpo humano, que se utilizan, por ejemplo, como combustible y almacenamiento de energía, pero también como componentes básicos de sustancias mensajeras, membranas celulares y hormonas. Sin embargo, hay una cosa que todos los tipos de grasas tienen en común: todas están hechas de la misma materia prima, a saber, la enzima ACC o, durante mucho tiempo, la acetil-CoA carboxilasa. Los investigadores describen la enzima como el "eje de la síntesis de ácidos grasos".

Un largo misterio sin resolver

El ACC y su función aproximada se conocen desde hace casi sesenta años. Sin embargo, hasta ahora, la funcionalidad aún no se ha aclarado por completo. El equipo de investigación dirigido por el profesor Timm Maier trajo luz a la oscuridad. "Por primera vez pudimos descifrar la estructura de las fibras ACC y demostrar su influencia en la actividad enzimática", explica Maier en un comunicado de prensa de la Universidad de Basilea. Con esto, el equipo ha resuelto un largo misterio sin resolver en el metabolismo.

Cómo el ACC regula el metabolismo de los lípidos

"El ACC es un factor importante en el metabolismo, es la enzima marcapasos para la producción de ácidos grasos", escriben los investigadores. La enzima demuestra ser extraordinariamente compleja. La mitad consiste en catalizadores que pueden iniciar y acelerar procesos químicos. La otra mitad asume funciones de control y actúa como una especie de sensor de dónde, cuándo y cuánto se requiere la producción de ácidos grasos.

Interruptor de encendido y apagado incluido

La enzima no siempre está activa. Los productos metabólicos que indican un exceso de carbohidratos llevan al ACC al estado activo. "Docenas de enzimas ACC se acumulan para formar una fibra", dice Maier. En la fibra, cada enzima adquiere una forma estable en la que las áreas enzimáticas se alinean entre sí. Esta es la única forma en que ACC puede llevar a cabo reacciones químicas y aumentar la producción de ácidos grasos, informa el experto. Mientras ACC no esté integrado en una fibra, las enzimas individuales pueden moverse libremente.

Opciones de regulación únicas

"El ACC también se puede apagar mediante la formación de fibras", dicen los científicos. El ACC formaría una fibra inactiva en la que las áreas enzimáticas del ACC están estrictamente separadas entre sí. Los investigadores hablan de una regulación diversa que hasta ahora es única. (vb)

Etiquetas:  Enfermedades Naturopatía La Práctica Naturopática